Conozca el impacto del COVID-19 en la comunidad Unbound a nivel mundial.

EN KENIA, LAS MADRES LOGRAN UNIDAS, FORTALECER SUS FINANZAS

Los participantes de Unbound SACCO(Cooperativa de Ahorro y Crédito), quienes en su mayoría son madres de niños apadrinados, se reunieron en un centro de retiro en Nairobi, en Enero del 2017. La ocasión fue el lanzamiento del plan de cinco años del grupo. Se unieron a ellos invitados de la sede de Unbound en Kansas City.

LAS COOPERATIVAS PERMITEN A LOS PARTICIPANTES ‘LA CAPACIDAD DE AYUDARSE MUTUAMENTE’

Nota del editor: Esta historia de la cooperativa de ahorro y crédito de Unbound en Nairobi, Kenia, fue escrita antes de la pandemia del COVID-19. Ahora, más que nunca, es esencial la disponibilidad de fondos para las familias a través de la cooperativa, ya que las familias están viviendo los graves efectos económicos de la pandemia.

En cualquier día normal de la semana, en ciudades de todo el mundo, los accionistas en diferentes empresas se reúnen para discutir sus mutuos intereses comerciales. Portando gafetes que les identifica y folders con logotipos de la compañía, y mientras miran de reojo las presentaciones de PowerPoint llenas de gráficas y flechas, hablan sobre las proyecciones de fin de año, y sus resultados finales.

Una clase diferente de junta de accionistas tuvo lugar una mañana de Enero del 2017, en Nairobi, Kenia. Esta no tuvo lugar en un rascacielos del centro o en un hotel de aeropuerto, sino en una casa Franciscana de retiro. En lugar de vestir trajes de tres piezas o informal de negocios, los asistentes llevaban camisas amarillas brillantes, bordadas con las palabras en Swahili "Uwezo wa Kujisaidia".

Esa frase, que significa "la capacidad de ayudarse a sí mismo", señala la verdadera diferencia entre esta reunión de accionistas, y las otras. Estos participantes, la mayoría de ellos mujeres, no estaban preocupados por sus carteras. Estaban preocupados, ese día como todos los días de sus vidas, por su supervivencia.

Las mujeres, delegadas de pequeños grupos comunitarios, se unieron para formar Unbound SACCO Lt. (Cooperativa de Ahorro y Crédito), iniciada en el 2014; se reunieron para lanzar su nuevo plan corporativo de cinco años. Si bien eso podría ser motivo suficiente para que cualquier grupo lo celebrara; para ellas significó el siguiente paso a dar; en un largo y difícil viaje, de la pobreza a la autosuficiencia.

La mayoría de las mujeres ya habían recolectado dividendos de la SACCO. Jane había tomado un préstamo para comprar productos para la tienda que tiene afuera de su casa. Caroline usó su préstamo para pagar la colegiatura de su hijo, con aspiración a ser soldador. Catherine, compró con su préstamo, una cabra para ordeñar, y obtuvo un bono cuando resultó que la cabra estaba embarazada.

Por modesto que haya sido el capital de inversión que estas mujeres adquirieron a través de sus préstamos, es algo sin precedentes entre los trabajadores de muy bajos recursos de Kenia, quienes generalmente ganan menos de US$2 por día en el tipo de trabajo informal que pueden encontrar: lavando ropa, vendiendo productos en puestos en la carretera, en la agricultura y como jornaleros. Están acostumbrados a una existencia precaria, que deja muy poco espacio para la ambición personal.

Catherine, Caroline, Jane, y todas las mujeres presentes ese día en la reunión de delegadas, eran madres de niños apadrinados a través de la organización internacional sin fines de lucro “Unbound”. Algunas habían venido de los más superpoblados barrios marginales de Nairobi, y otras de aldeas remotas fuera de la ciudad. Hablaban una diversidad de idiomas, y representaban una serie de orígenes étnicos, pero compartían el común denominador de la pobreza. Ahora, también comparten sus sueños.

Sacco mom El vasto barrio marginal de Kibera se encuentra cerca del centro de Nairobi. A menudo se le llama "Ciudad de Chocolate" debido a los techos de color óxido de sus viviendas. Los préstamos de Unbound, SACCO (Cooperativa de Ahorro y Crédito), han ayudado a muchas familias que viven en Kibera a crear nuevas formas de generar ingresos.

RECONOCIENDO LAS OPORTUNIDADES

Mientras que los grupos locales de apoyo se encuentran compuestos principalmente por madres, algunos padres también participan al reconocer las oportunidades. James, no asistió a la reunión en el centro de retiros, pero al igual que los que sí lo hicieron, ha sido un ejemplo del potencial de Unbound SACCO. James, padre de cinco, con 54 años, y su esposa, Nancy, también criaban a un sobrino y sobrina huérfanos. Vivían en una choza en Ruiru, una comunidad en desarrollo, en las afueras de Nairobi.

Al conocer a James, fue fácil imaginar que, si no hubiera nacido en la pobreza, podría haber llegado a ser un impulsor y tener influencia en el mundo empresarial. Cuando apadrinaron en Unbound a su hijo, no le tomó mucho tiempo a James, el poder percibir las posibilidades para su familia.

En aquellos tiempos [antes de Unbound], algunas veces nos íbamos a dormir con hambre”, dijo. “Comíamos una vez al día porque es lo que podíamos permitirnos. Pero cuando llegó la oportunidad [del apadrinamiento], todo eso comenzó a cambiar. Anteriormente, los niños iban a la escuela en andrajos, su ropa estaba desgarrada. Pero después, recibimos el dinero para comprar libros y ropa. Comenzaron a recobrar la salud. Hubo una gran mejoría.

– James, padre en Unbound

James se dió cuenta rápidamente que, el ser parte de la comunidad Unbound, junto con los beneficios materiales del apadrinamiento, le ofrecía a su familia una manera práctica de construir un futuro. Sus aspiraciones, y la SACCO de Unbound demostrarían acoplarse muy bien.

COMUNIDADES DE APOYO Y COMPASIÓN

En Unbound tenemos presencia en 19 países en África, Asia y América Latina. Mientras continuamos en constante evolución de nuestros métodos, el corazón del programa siempre ha sido la relación personalizada entre un padrino y un niño, o una persona de la tercera edad, que vive en la pobreza, a quienes se brinda apoyo económico y moral. Son las contribuciones mensuales, relativamente pequeñas, de cada uno de los más de 250,000 padrinos de Unbound, quienes financian el programa.

La organización fue fundada en Kansas City en 1981 fundamentada en los principios de la enseñanza social católica, en particular, la dignidad de cada persona y como prioridad las necesidades de los pobres y vulnerables. Comenzó sus operaciones en Kenia en 1989.

Hoy en día, como en todas las naciones donde Unbound tiene presencia, es una entidad jurídica reconocida en Kenia, con una infraestructura comunitaria y tres principales centros de programas en las ciudades de Nairobi, Meru y Kisumu. Ofrece trabajo a más de 200 empleados y, atiende a 26,265 familias en 874 comunidades en todo el país. El programa de Nairobi es el más grande de los tres, con la mitad del número total de familias atendidas.

Uno de los pasos más importantes en la evolución del programa Unbound, fue el establecer pequeños grupos de apoyo comunitarios para los padres de los niños apadrinados. Los grupos proporcionan un sentido de autonomía a los participantes, “mayor que la suma de sus partes” y, un espacio seguro para motivarse mutuamente. También les proporcionan a las familias una estructura práctica para ayudarlas a través de pequeños préstamos destinados a iniciar o mejorar pequeñas empresas o iniciativas personales de generar ingresos sustentables.

Si bien los escenarios varían de un lugar a otro, la idea básica es que los padres comprometan un pequeño porcentaje de sus ingresos mensuales al grupo. Ese dinero se acumula con intereses y, cuando un participante lo necesita, se encuentra disponible para préstamos personales modestos.

El origen del concepto de grupo de apoyo pequeño se originó en los programas de Unbound en la India, y ahora se ha implementado en cada uno de los países donde Unbound está presente. Por varias razones, principalmente culturales, ha evolucionado de manera diferente en diferentes lugares y ha sido acogido con entusiasmo en Kenia, donde los grupos son conocidos como SMG (por sus siglas en Inglés) o Grupos de Madres de Apoyo. Hoy en día, el potencial de estos grupos ha alcanzado un nuevo nivel con la SACCO.

 
Sacco mom Joseph y Eunice son parte del grupo de Unbound SACCO (Cooperativa de Ahorro y Crédito), en Nairobi. Al obtener préstamos, pudieron crear un negocio de fabricación y venta de estufas de barro; como la que nos muestran en la foto, abajo, a la derecha. En la de la izquierda, muestran algunos de sus otros productos, junto a sus hijos (de izquierda a derecha) Mónica, John, Samuel y Peter. Mónica y Samuel son apadrinados en Unbound.
 
 

COOPERATIVAS EN LA SOCIEDAD KENIANA

Para comprender por qué los pequeños grupos de apoyo se adaptan bien al modelo SACCO, es importante comprender la función de las cooperativas financieras en la historia de Kenia.

Las cooperativas agrícolas, que habían existido en una variedad de formas desde la década de 1700, crecieron en popularidad en Europa y América del Norte a finales del siglo XIX, como una manera de proteger a las familias agricultoras de ser arrasadas, tras la Revolución Industrial. A principios de 1900, los colonizadores trajeron de Inglaterra a Kenia, el concepto a las colonias blancas; pero hasta la década de los 40s, fue que se les permitió participar a los kenianos nativos.

La mayoría de las primeras cooperativas agrícolas de Kenia eran modestas, y se limitaban a los mercados locales. Una iniciativa del gobierno colonial británico de 1954 cambió eso, motivando el desarrollo de los cultivos comerciales entre las familias de agricultores; con la construcción de amplios mercados y una infraestructura nacional. El plan, más allá de las expectativas, fue exitoso, y el movimiento de las cooperativas creció rápidamente en todo el país.

Después de independizarse de la Gran Bretaña en 1963, el nuevo gobierno de Kenia vio, en las cooperativas agrícolas, una oportunidad para fomentar el crecimiento económico y la unidad social. Simplificaron las tan complicadas disposiciones reglamentarias para iniciar cooperativas, y motivaron a las familias de bajos recursos a participar. Esto condujo al desarrollo de una moderna cooperativa de ahorro y crédito o SACCO.

Las SACCO ampliaron el concepto tradicional de la cooperativa agrícola para incluir la creación de capital, a través del ahorro y el crédito. Las SACCO son similares a las cooperativas de crédito estadounidenses, en la que los activos son propiedad exclusiva de los participantes, y se distribuye bajo la dirección de las juntas elegidas. Esto los distingue de los bancos tradicionales, en los cuales los activos son propiedad de accionistas e instituciones de pequeños fondos (microfinanzas), financiadas por inversionistas extranjeros y donativos.

Hoy en día en Kenia, las SACCO han crecido más allá de sus orígenes agrícolas, para incluir casi cualquier medio para ganarse la vida. Se calcula que, el 50% de la población activa ahora depende de una SACCO para su sustento, y las cooperativas representan casi la mitad del PIB (Producto Interno Bruto) anual de Kenia.

 
Sacco mom - Diana Rose Diana Rose es la madre de Gregory, un joven apadrinado. Vive en las afueras de Nairobi, Kenia, donde pertenece a un grupo de madres de Unbound. En el 2015 Diana puso en marcha una granja, la cual gradualmente ha ido fortaleciendo con préstamos de Unbound SACCO(Cooperativa de Ahorro y Crédito). Hoy en día, siembra una variedad de cultivos para vender en los mercados locales.
 
Diana Rose working on her farm
Diana Rose successful farm
 

EL PODER DE LOS NÚMEROS

A medida que los grupos locales de padres de Unbound echaron raíces (se fortalecieron), comenzó a surgir la idea de unirse a ellos para formar una SACCO. Cada grupo, de una manera relativamente pequeña, ya cubrió, entre sus participantes algunas de las funciones de una cooperativa de crédito. Hoy en día, al combinar los recursos financieros de determinados grupos, podrían contar con una capacidad económica sólida que ninguno de los grupos podría lograr por sí sólo. Además. lograr algo que los trabajadores de muy bajos recursos rara vez tienen la oportunidad de lograr — dejar que su dinero trabaje para ellos.

Peter Ndungo, director del programa de Unbound en Nairobi, ha visto la sabiduría de unir el modelo de grupo de padres de Unbound con la estabilidad y el potencial de SACCO.

“Unbound SACCO ha florecido con el tiempo gracias al proceso diligente, la mutua responsabilidad, y el compromiso de las madres de Unbound en sus pequeñas comunidades", dijo. “Nuestro viaje comenzó en el año 2007, cuando estas madres se unieron en Nairobi para comenzar Grupos de Apoyo a Madres (SMG). Después de siete años de crecimiento, estos grupos se han transformado y son un sólido cimiento sobre la cual está anclada la SACCO".

“Este cimiento permitirá a la SACCO cumplir su misión de convertirse en una eficiente organización microfinanciera, que contribuya a atenuar la pobreza a través de la inclusión financiera; aunado a la prestación de servicios y productos financieros innovadores y emprendedores”.

La SACCO Ltd. de Unbound, fue registrada con el gobierno de Kenia en el 2014. A partir de Marzo del 2020, sus activos excedieron los US$5.6 millones. No sólo cumple los estrictos requisitos de responsabilidad del gobierno, sino también con los controles y saldos, igualmente rigurosos, integrados en el programa Unbound.

Para recibir un préstamo, un participante debió haber acumulado suficientes ahorros para cubrir el monto o haber conseguido a otra persona para que sirva como fiador del préstamo. Antes de aprobar cualquier préstamo, debe ser aprobado por los funcionarios electos de los grupos pequeños, y los funcionarios del comité de crédito en Nairobi, no menos de seis personas.

En el momento en que se escribió esta historia, Catherine, la madre que compró la cabra lechera preñada, cumplía un término como funcionaria electa del comité de crédito de la SACCO Unbound. Fue una de las personas encargadas de revisar y firmar las solicitudes de los préstamos.

“Hay tres de nosotros quienes evaluamos los préstamos", dijo. “Después será aprobado por alguien más. La siguiente persona que aprobará también pasará por el mismo proceso de confirmar que la información sea correcta, y que la cantidad que se dado es correcta".

Finalmente, el préstamo deberá ser autorizado por el personal de Unbound que supervisan la SACCO, y son responsables de la entrega de los fondos del apadrinamiento. Dan Pearson, director de programas internacionales de Unbound, dijo que, es muy significativo el hecho de que las propias mujeres asuman la responsabilidad de administrar la SACCO.

Estas madres en Kenia están demostrando que son capaces de mucho más de lo que la mayoría de la gente pensaba. Muchas personas no imaginaban que podrían ser clientes bancarias confiables, pero están demostrando que incluso tienen la capacidad de ser banqueras exitosas. Las mujeres que tenían oportunidades limitadas para la educación, y pocas oportunidades para demostrar sus capacidades, se encuentran ansiosas por demostrar de lo que son capaces.

– Dan Pearson, director de programas Internacionales en Unbound

Para las mujeres, la llegada de la banca móvil, el recibir fondos del apadrinamiento y administrar los activos de los préstamos de la SACCO, llegó a ser más sencillo, ya que, la mayoría de las cuales tenían poca experiencia con los bancos, y a menudo se sentían intimidadas por las rígidas instituciones financieras. Hoy en día, con la disponibilidad inmediata de teléfonos celulares económicos, reciben fondos a través de M-Pesa, un servicio financiero de transferencia de fondos en teléfonos móviles, ampliamente utilizado en África Occidental.

“Fue una gran lucha para nuestras madres", dijo Lucy Njenga, contadora de Unbound en Nairobi. “Necesitábamos repensar en la manera de ayudar a nuestras madres. Recuerde, estas son madres que están esperando realmente este dinero, tal vez para comprar productos para que sus hijos regresen a la escuela o incluso pagar las colegiaturas. … Ahora, pueden hacer transacciones en las cuentas de M-Pesa, y es muy eficiente porque, en la comodidad de donde sea que se encuentren, reciben sólo un mensaje en su teléfono informándoles que han recibido cierta cantidad de dinero”.

 

CUANDO LA OPORTUNIDAD LLAMA-HAY QUE RESPONDER

La clave para utilizar la SACCO para beneficio propio es el crear crédito individual al comprometerse con el ahorro personal. James, que solo necesitaba la SACCO para hacer despegar su espíritu emprendedor, habló de la motivación que han recibido él, y otras familias de su grupo de apoyo para padres, y del personal local de Unbound. “Nos dan muy buena asesoría", dijo. “Nos enseñan muy bien. Siempre dicen: ‘Incluso si eres pobre, intenta guardar algo. Intenta guardar algo para mañana'. Así que cuando me les uní en el 2012, comencé a ahorrar”.

La solidez financiera de la SACCO en Unbound, hace que sea posible incentivar el ahorro. En los primeros años, por cada dólar que una familia ahorraba, la SACCO proporcionaba uno adicional. James aprovechó al máximo, y en los nueve meses de haberse unido había ahorrado lo suficiente para poder obtener un préstamo de 1,800 chelines kenianos (aproximadamente US$17.50).

Utilizó el préstamo para comprar cuatro gallinas, que pronto comenzaron a producir huevos. Con el dinero que obtuvo de la venta del huevo, la familia pudo pagar el préstamo en solo tres meses. James quería pagar el préstamo rápidamente porque entendía la importancia de mantener un buen crédito por si necesitaba solicitar préstamos adicionales, lo cual, había hecho en múltiples ocasiones. Cada vez que solicitaba un mayor prestamos, utilizaba el dinero para aumentar su reserva de aves de corral, y para otras necesidades, y rápidamente pagaba la deuda.

La historia de James demuestra la importancia de que un destinatario del préstamo tenga un plan factible comercial, que incluya un calendario razonable para el reembolso. Los participantes del grupo de padres con experiencia, junto a los trabajadores sociales de Unbound, ayudan a los nuevos solicitantes a crear su plan. Si bien, los planes pudieran parecer modestos comparados con los estándares del mundo desarrollado económicamente; para las familias de la comunidad Unbound representan un salto de fe significativo.

Después de sentirse frustrada por la falta de leche fresca en su comunidad, Catherine, ideó su plan por primera vez. “Así que, ahora no compro leche”, dijo. “La estoy obteniendo de mi cabra. Obtengo leche y vendo un poco. Allí donde estuve el año pasado, en la actualidad, no lo estoy. Ven el próximo año, tal vez tenga tres cabras”. Jane, quien se desempeñó como secretaria del comité de crédito de la SACCO, compartió el espíritu emprendedor de Catherine, y vio la oportunidad de motivar a otras madres.

“Compré algunos artículos, los que siempre vendo”, dijo. “Detergente, jabón, pañales desechables [para niños]. Solicité 26,000 chelines [US$252]. … Así que, si haces algo bueno y los vecinos lo ven, y dicen, ‘Jane está arriba y yo estoy aquí”. Me gustaría ser como ella’. Y después cuando vamos a la reunión [del grupo de apoyo para padres], y platicas con ellos, les explicas y les dices que, ‘si hoy hacen esto, invierten en un futuro mejor’”.

 
Sacco mom Peris pertenece a su grupo local de madres de Unbound. También forma parte de la Sacco de Unbound. Recibió un préstamo para comprar una máquina de coser, con la que hace uniformes escolares y otras prendas que vende en su tienda en el barrio marginal de Kibera en Nairobi.
 
 

UN FUTURO BRILLANTE

Todo indica que los primeros años de éxito de Unbound SACCO Lt. serán solo el comienzo. Peter Ndungo, dijo que la decisión de establecer la cooperativa, podría verse algún día, como un momento decisivo.

“La SACCO se encuentra bien fundamentada para cumplir su mandato de servir a los participantes, y aprovechar los recursos para mejorar sus vidas a través de préstamos personales, devoluciones de intereses sobre depósitos y dividendos", dijo. "Ha creado más oportunidades para que las familias salgan de la pobreza hacia una vida autosuficiente y digna”.

Ndungo también cree que la SACCO será, para muchas familias, la clave para escapar de la vida en los barrios marginales urbanos tan congestionados, donde, de acuerdo con los estimados de las Naciones Unidas, vive el 60% de la población de Nairobi.

“Ahora nos queda más claro que nunca, el que las familias que viven en los barrios bajos, se encuentran en camino de ser propietarios de viviendas en localidades menos congestionadas de la periferia de la ciudad", dijo.

Es probable que los más de US$5.6 millones en activos que la SACCO posee, vayan a tener un crecimiento exponencial, en los próximos años, como resultado de la decisión de Unbound de permitir que las familias sigan participando; incluso después de que los niños abandonen el programa de apadrinamiento. La cooperativa continuará creciendo y su poder de préstamo seguirá siendo fuerte. En lugar de reemplazar continuamente a los participantes, cuyas vidas han mejorado ligeramente. Más importante aún, no habrá limites en lo que las familias que invierten sabiamente a largo plazo pueden lograr.

Pearson dijo que los logros de Unbound SACCO son de largo alcance.

“El éxito de las madres de la SACCO tiene un enorme potencial, más allá del impacto inmediato de crear una cooperativa exitosa”, dijo. “Su ejemplo, está ampliando y redefiniendo las posibilidades que sus hijas, y otras niñas de la comunidad imaginan para sí mismas. Y también, las madres en otros países, donde Unbound tiene presencia, están tomando nota, y comenzando a creer que son capaces de grandes e inesperados logros”.