Celebrando el heroísmo de los papás

Louie, en las Filipinas, participa en su grupo local de padres de Unbound.

Para muchos, nuestros papás son nuestros primeros héroes. Ya sea aplastando arañas o levantándonos sobre sus hombros, a veces parecería que los papás pueden hacer cualquier cosa.

A medida que envejecemos, nuestros papás se vuelven más humanos que superhéroes, pero eso no nos hace querer celebrarlos menos. Hay innumerables ejemplos de padres heroicos dentro de Unbound, ya sea que su heroísmo sea más cotidiano en su papel de padres o en situaciones más extremas, como desastres naturales.

Louie en Filipinas ha estado casado con Josephine durante 13 años. Tienen tres hijos y la mayor, Ivy, está apadrinada en Unbound. Josephine trabaja como asistente en una panadería algo lejos de su casa, por lo que pasa gran parte de su tiempo trabajando y viajando al trabajo. Louie consigue, cuando hay, trabajo temporal como soldador, pero, sobre todo, pasa su tiempo cuidando el hogar y administrando la pequeña tienda que tienen, vendiendo una variedad de productos.

“Solo quiero obtener una pequeña cantidad de dinero que podría darle a mi esposa para ayudar con los gastos que tenemos todos los días”, dijo Louie.

Como parte del programa Unbound, los padres participan en grupos pequeños, generalmente conocidos como grupos de madres, ya que, predominantemente las madres representan a sus hijos en los grupos. Sin embargo, debido a las largas horas de trabajo de su esposa, Louie se acercó para representar a su familia en el grupo local. Él es uno de los dos padres que participan.

“No lo hago por mí, sino por mis hijos".


— Louie, padre de Unbound en las Filipinas

“Participo activamente en el grupo de madres, incluso aunque sea padre. … Todos hacemos esto por el bien de nuestras familias y nuestra comunidad. Administro mi tiempo adecuadamente, de modo que siempre que haya una reunión importante, me aseguro de que haya alguien que cuide de mis hijos".

Louie también ayuda con el proyecto sustentable del grupo haciendo cuadernos para vender a los estudiantes en la localidad. Es el auditor asistente del grupo y su participación le permite ampliar sus capacidades.

“No pude terminar mi educación universitaria debido a dificultades financieras, pero a través de los programas de Unbound, realmente aprendo algo nuevo todos los días”, comentó Louie.

Louie es solo un ejemplo de los papás que son héroes para sus familias por su entrega y amor diarios. También queremos reconocer a los papás, quienes van más allá de las expectativas de la paternidad para proteger a sus comunidades en tiempos de crisis.

Los filipinos no son ajenos a los desastres naturales, con más de 20 tifones que tocan tierra en un año típico, causando inundaciones y otras situaciones peligrosas. Los padres de los niños apadrinados de Unbound se han unido para crear grupos de respuesta a desastres conocidos como ERPAT, abreviatura de Empoderamiento y Reafirmación de Habilidades Paternas.

Los padres de ERPAT reciben capacitación para responder ante desastres, incluida la capacitación que reciben de agencias gubernamentales, y coordinan una diversidad de iniciativas de servicio comunitario. Varios de los grupos ERPAT se movilizaron recientemente tras las inundaciones en algunas partes de las Filipinas.

Papás Guatemaltecos custodian hogares después de la erupción del volcán

En Guatemala, las familias enfrentan tremendas dificultades a raíz de la erupción del volcán de Fuego. El reportero regional de Unbound, Oscar Tuch, visitó recientemente a familias que se alojaban en albergues y notó la ausencia de muchos padres.

“La razón”, dijo Tuch, “es que se encontraban en sus comunidades protegiendo sus hogares y pertenencias. Llegaron a descubrir que, a pesar de los riesgos, algunos ladrones irrumpían en las casas para llevarse las pertenencias de todos. Por eso, el grupo de familias se organizó para ir a velar por sus pertenencias”.

De los padres que estuvieron presentes en el refugio, Tuch se vio particularmente conmovido por un padre que ha asumido un papel de liderazgo.

“Uno de los padres es líder del grupo. Actúa para todos. Parece fuerte y optimista, actúa como si nada hubiera pasado, pero cuando se queda solo y sin la compañía de los demás, sufre por dentro. Sabe que no volverá a cosechar maíz ni café. Sabe que todo se ha perdido. Sabe que pudiera volver a su casa y limpiar la ceniza volcánica, pero después de un tiempo se enfrentaría a una dura realidad, a partir de hoy, ¿qué clase de trabajo hará?”.

“Algunas veces, los papás tienen que soportar cargas inmensas. Pero si eso ayuda a su familia, vale la pena".

Por eso, nos unimos y celebramos a los papás que hacen todo lo que pueden para mejorar la vida de sus hijos y la de sus comunidades.