Los donativos para el 2018 deben realizarse antes de las 11:59 pm hora central en el 31 de diciembre.

Quiénes Somos

Unbound es una organización internacional sin fines de lucro fundada por laicos Católicos y fundamentada en el llamado del Evangelio de dar prioridad a las necesidades de los marginados y vulnerables. Construimos relaciones de respeto mutuo y apoyo que superan las brechas culturales, religiosas y económicas. Invitamos a toda la gente de buena voluntad a acompañarnos.

Unbound trabaja a lado de personas de diversas tradiciones de fe en 18 países. Unimos personas para desafiar la pobreza en maneras nuevas e innovadoras.

Inspiramos confianza y ofrecemos oportunidades y ánimo a niños y familias viviendo en los márgenes de la sociedad. Creamos medios prácticos y confiables para ayudar a otros y nutrir las conexiones humanas que a todos nos alienta.

Lo que creemos

Creemos en la fuerza de las familias.

El apadrinamiento de Unbound va más allá de la distribución de bienes materiales y fortalece a las familias ser auto-suficientes. Las familias – tanto aquellas con ambos padres en el hogar, así como aquellas encabezadas por un solo padre o tutor – son los pilares de una comunidad fuerte y solidaria.

Creemos en la sabiduría de las madres.

Las madres a menudo son las que se ocupan de los niños y saben lo que más necesita su familia para tener éxito. Nuestros programas están diseñados para crear una verdadera colaboración entre las madres, animándolas a que ayuden a determinar los beneficios y servicios para sus hijos.

Creemos en el poder de la amistad.

Brindamos al padrino y a su amigo apadrinado la oportunidad de formar una verdadera conexión que les llene de esperanza y sentido profundo a ambos. Esta conexión abre una ventana entre los dos mundos y revela el lazo que nos ata como una sola familia humana.

Creemos en la dignidad de todo ser humano.

Reconocemos la dignidad inherente de todo ser humano. Cuando creamos un verdadero intercambio de culturas, entendimiento y amor como iguales, hacemos más que aliviar la pobreza material. También creamos lazos de paz y unidad entre personas de diversos fes y antecedentes.

Creemos en la esperanza.

Las familias a quienes servimos participan activamente en el programa y en sus propias luchas, esto les da esperanza y es un regalo poderoso que puede ayudarles a superar las tremendas desventajas. Este coraje al enfrentar a la pobreza también les da esperanza a los padrinos.

Nuestra misión y valores

Nuestra misión es caminar con los pobres y marginados del mundo.

  • Proporcionamos atención especial y beneficios directos a los niños, jóvenes y ancianos y a sus familias para que puedan vivir con dignidad, alcanzar su potencial deseado y participar plenamente en la sociedad.

  • Invitamos a personas de buena voluntad a vivir en solidaridad diaria con los pobres del mundo por medio del apadrinamiento de uno a uno.

  • Forjamos comunidades culturalmente diversas, promoviendo relaciones de respeto mutuo, entendimiento y sin ningún prejuicio religioso o de otra índole.

Basado en el llamado del Evangelio de servir a los pobres, Unbound es una organización católica laica que trabaja con personas de todas las tradiciones de fe para crear una comunidad mundial de compasión y servicio.


Nuestros valores principals

Base teológica

Se basa en el llamado del Evangelio de servir a los pobres.

Dignidad de la persona

Reconocer la dignidad de cada persona es esencial para las relaciones sinceras, duraderas y amorosas.


La integridad y responsabilidad

La honradez y la transparencia son necesarias para operar una organización eficiente y efectiva.


Relaciones respetuosas

Una relación de respeto mutuo entre el padrino y la persona apadrinada es el centro de nuestra misión en Unbound.

NUESTRA HISTORIA

LA VISIÓN DE NUESTROS FUNDADORES

La visión de Unbound comenzó en 1981 con Roberto, Bud y Jim Hentzen, su hermana Nadine Pearce y su amigo Jerry Tolle. Roberto y Jerry eran ex misioneros y, mientras trabajaron en Latinoamérica, fueron testigos de primera mano de los efectos devastadores de la pobreza.

Conocieron a familias trabajadoras que luchaban heroicamente para dar mejores vidas a sus hijos. Los fundadores proyectaban un programa que invitaría a las personas a caminar con dichas familias apoyándolas y motivándolas.

FUNDADO EN FE

Guiados por su fe y sus bases en la doctrina social católica, crearon un programa de apadrinamiento muy personalizado. El objetivo era empoderar a las familias y conectar al mundo con sus retos e informarles de sus grandes talentos.

“Realmente no sabíamos lo que estábamos haciendo, pero estábamos haciéndolo de todos modos,” dijo Nadine.

En 1981, el grupo reunió sus listas de tarjetas de Navidad y le pidió a un par de cientos de amigos y familiares a involucrarse. Y llamaron a su esfuerzo Fundación Cristiana para Niños. Como Bud lo describió más tarde, "La carta cayó de cara."

Pero el grupo perseveró, ganando un padrino al día, y luego un os más. Después de cuatro años, había 1,000.

UNBOUND

La Fundación Cristiana para Niños se convirtió a la Fundación Cristiana para Niños y Ancianos y luego, en 2013, Unbound.

Walk2Gether. Watch the video.
Vea la historia de la caminata de 8000 millas
desde Guatemala a Chile completado por
nuestro co-fundador Roberto Hentzen
(en inglés).

A través de los años, la organización ha servido a más de 800.000 niños, estudiantes y adultos mayores y actualmente trabaja con más de 300,000 personas apoyadas por 260,000 padrinos.

Familias alrededor del mundo contribuyen con Unbound como padrinos, como voluntarios y, tal vez lo más importante, por las familias que servimos, cuyos dones, iniciativas y potencial son rescatados de la marginación y liberados al mundo.

La organización ha crecido, pero el sueño de familias trabajando juntas permanece. El compromiso de los fundadores a las personas que servimos y su ejemplo apasionado y dedicado sigue inspirándonos hoy en día.

Desde el principio, los fundadores [de Unbound] soñaron con liberar a la gente de Dios del hambre, de esclavitud, de dolor. Nuestro llamado en este momento histórico es de ser líderes humildes y equilibrados en nuestro mundo.
— ROBERTO HENTZEN