Conozca el impacto del COVID-19 en la comunidad Unbound a nivel mundial.

La Tormenta combinada con los efectos de la pandemia

Vecinos de la comunidad de González en El Salvador, ayudan con la limpieza, después de que la Tormenta Tropical Amanda dañara severamente la casa de la niña apadrinada Katherine y su familia. La comunidad se encuentra a dos horas al sudoeste de la capital, San Salvador.

Las inundaciones desplazan a las familias en El Salvador y Guatemala

Las familias que apoyamos en Unbound en El Salvador y Guatemala, se encuentran entre las decenas de miles de personas desplazadas durante el fin de semana, cuando la Tormenta Tropical Amanda [artículo sólo en Inglés] sumergió gran parte de Centro América, causando inundaciones y deslizamientos de tierra; complicando los esfuerzos para evitar la propagación del coronavirus.

Hasta el momento, no ha habido, en ninguno de los países, informes de muertes o lesiones graves entre los niños, jóvenes o ancianos apadrinados en Unbound. Sin embargo, probablemente serán altos los daños a los hogares y los resultados económicos adversos en las familias que, ya de por sí están sufriendo debido a la pandemia del coronavirus.

El personal del programa Unbound de Santa Ana, en El Salvador, ha estado trabajando para evaluar la situación de las familias en las zonas más afectadas de todo el país. En Unbound atendemos a más de 12,000 apadrinados, y a sus familias, en El Salvador.

“En este momento, las lluvias siguen siendo muy intensas y el personal no puede visitar las comunidades, y a las familias afectadas”, dijo el domingo Yessenia Alfaro, coordinadora de Unbound en El Salvador. Una vez que sea posible viajar, el personal visitará dichas comunidades afectadas, y evaluará el impacto en las familias, y brindará apoyo.

En caso de desastre, las familias utilizan una aplicación pare enviar mensajes

Si bien, continúa siendo peligroso el desplazarse, el personal y las familias, se han mantenido conectados a través de mensajes de WhatsApp, enviados por medio de los grupos de madres de Unbound.

“Las madres líderes ofrecen información actualizada", dijo Alfaro.

Al sureste de la capital de San Salvador, en la costa de la isla La Pirraya; 23 familias con niños apadrinados en Unbound, buscaron refugio mientras los fuertes vientos y las fuertes lluvias arrancaban los techos de sus hogares, y empapaban sus pertenencias.

Xiomora, la madre del niño apadrinado Jonathan, en La Pirraya, dijo en un mensaje de audio que las familias no tenían lugar para refugiarse porque toda el área se había inundado. Las casas de la mayoría de las familias están hechas de madera, y hojas de palma; aunque algunas casas tienen paredes de bloques de concreto.

“La situación es compleja en La Isla Pirraya", dijo Xiomora. “Solo se puede evacuar a las familias en barco, y el viaje es de aproximadamente 30 minutos desde Puerto Parada, hasta la isla”, dijo. “Sin embargo, en este momento no es posible porque los vientos son muy fuertes y las olas son grandes y peligrosas para un barco”.

Las madres también informaron:

  • A medida que la tormenta se intensificaba; más de 100 familias en comunidades de una zona llamada Bajo Lempa ̶ ubicada a lo largo del río Lempa, que cruza la mayor parte del país ̶ se preparaban para evacuar.
  • Los deslizamientos de tierra eran una preocupación en la ciudad de Ataco, al noroeste de San Salvador, donde viven 40 familias atendidas por Unbound, en un área conocida por sus plantaciones de café.

En Guatemala, la hermana de un niño apadrinado fue rescatada después de que las inundaciones provocaron un deslizamiento de tierra en una comunidad en la ciudad de Guatemala, nos comentó nuestro reportero regional, Oscar Tuch. De acuerdo con los informes, la familia perdió parte de su hogar y la mayoría de sus pertenencias. Las madres del grupo de madres de Unbound en el área, ofrecieron a la familia apoyo inicial y asistencia.

Durante el fin de semana, la agencia de desastres de Guatemala pidió que se evacuaran las zonas propensas a inundaciones y deslizamientos de tierra. Según informes de prensa, se abrieron alrededor de 1,500 albergues para los evacuados. En Unbound Guatemala, atendemos a más de 67,000 familias.

La Tormenta Tropical Amanda ha sido la primera tormenta del 2020, de la temporada de huracanes, al este del Pacífico. Con miles de personas en refugios, personas sin hogar o viviendo en casas dañadas como consecuencia de la tormenta; con ella, se han agravado los riesgos para salud y los costos económicos de la pandemia.

Las familias de niños, jóvenes o ancianos apadrinados en Unbound, reciben la contribución mensual en transferencias electrónicas de efectivo. Dicho apoyo, ha sido vital para las familias que han perdido en la pandemia su medio de ganarse la vida.

Los afectados por Amanda necesitarán asistencia adicional en su fase de recuperación. Unbound ayuda a las familias a recuperarse de desastres naturales a través de donativos de respuesta a desastres. El fondo también brinda apoyo a las familias más duramente afectadas por la pandemia del COVID-19.

Lo que puede hacer

  • Asegurarse de mantener actualizada su información.En Unbound, cuando hay un desastre natural, notificamos personalmente a los padrinos, si nos enteramos de que sus amigos apadrinados han resultado heridos o gravemente afectados; por lo que es importante mantener actualizada su información.
  • Orar. En la comunidad Unbound, mantenemos en nuestro pensamiento, y oraciones, a todos los afectados y a los que ayudan con sus esfuerzos de auxilio.
  • Donar al programa de respuesta a desastres. El Programa de Respuesta a Desastres de Unbound, ayuda a las familias después de eventos como terremotos, tormentas severas, incendios y emergencias de salud.




COVID-19 ACTUALIZACIÓN Cómo puedes ayudar en la pandemia:

Tu donativo al Fondo de Respuesta a Desastres ayuda a las familias más afectadas por la crisis del COVID-19. Las transferencias de efectivo se realizan a las cuentas bancarias individuales donde las familias reciben sus beneficios de Unbound. Esto permite a las familias una mayor flexibilidad para cubrir sus necesidades urgentes, mientras hacen su parte para mantenerse saludables, y mantener a sus comunidades seguras.

DONA